Historias del otro lado de la conciencia.

Historias del otro lado del pensamiento; Relatos de un mundo insólito para el cuál, se debe poseer el don de la segunda visión. Una visión más allá de la realidad. Sígueme y recorre conmigo ese "otro lado" misterioso que nos aterra y atenaza hasta los límites de lo imposible.


miércoles, 1 de noviembre de 2017

Dime con quién andas...





LUCILLE

Capitulo 10







Lucy ha descubierto un nuevo sentimiento con el que no contaba.
¿Será amor? O ¿será deseo?

Su corazón exento de vida latía con fuerza en presencia de ese hombre. Las palpitaciones crecían conforme se acercaba, sintiendo el fluír de las venas bajo su piel. El calor emanado por su boca al suspirar, aún semiconsciente en el suelo de aquel portal, la llenó de deseo y desesperación. Le deseaba a él en vez de su sangre y eso la asustó y por eso huyó, dejándolo allí tirado.

Las siguientes horas las pasó deambulando por las cloacas de la ciudad. Sola, inquieta, incapaz de dormir o de buscar nuevas víctimas. Todavía recordaba las palabras de aquel desconocido que la había estado siguiendo desde el primer momento. Palabras de poco interés para ella. Mero chantaje emocional que no tenía el más mínimo efecto sobre ella.
Ahora vuelve a estar alerta. Ha anochecido y una luna grande y redonda ilumina el cielo. Sale de su escondite, camina con lentitud hacia la fuente de las ranas de piedra, con su pequeña cascada de agua fresca y cristalina. A su alrededor se vislumbra solo un parque solitario, con bancos, columpios, caminos para bicis,fuentes de agua para beber y árboles que sirven de escondrijo a las ardillas.
No está lejos de casa. Aún no se ha atrevido a abandonar el nido. Es comprensible. Debe serlo pues....hace tan solo unos días que sabe que ha muerto. Pero las circunstancias no cambian el hecho de que ha cambiado y que debe volar hacia otros horizontes. Hay que madurar y enfrentarse a la vida...si es que se le puede llamar vida a ...esto.

La agudeza visual la pone alerta. Sus mirada felina ha detectado cuatro formas humanas que se aproximan a la fuente. El oído fino como el de un gato se resiente. Los gritos ahogados por el exceso de alcohol son evidentes para Lucy incluso a distancias elevadas. Son cuatro chicos...NO, son tres chicos y una chica. Se dice mentalmente.

Escondida tras el grueso tronco de un árbol, escucha la conversación de los tres chicos. Están muy cerca de ella, casi pueden tocarse, pero la presencia de Lucy les pasa inadvertida.
Se les oye hablar fuerte. Gritan, ríen, pronuncian palabras que ni ellos entienden pues han bebido más de la cuenta. La chica que va con ellos pasa de seguirles el juego. Parece aburrida y arrepentida de estar con ellos. La mira bien, desde las sombras.¡ No puede ser! ¡Es Berenice! ¿Qué haces aquí...Berenice?

La hermana pequeña de Lucy,;la adorable y “chica buena” de papá. La hija predilecta, la que siempre sacaba buenas notas, la que nunca salía a deshoras, la que siempre vestía elegante, sin llamar la atención, resultaba ser todo un fraude. Si la viera mamá en estos momentos se desmayaría del susto. Cómo les había engañado a todos. Y sin embargo, la dulce Lucy, que siempre fue peor valorada, siendo mejor hija, había muerto sin poder demostrar su valía. Qué injusta es la vida.
Berenice ha salido de noche...con chicos mayores que ella. Se ha pintado la cara como una puerta y su falda es tan corta que se esconde bajo la camisa larga por debajo de la cadera. Así vestida no consigue parecer mayor aunque es seguro que ella cree que si lo parece. Pero esos chicos saben que no pasa de los quince. Lo saben y les gusta.
De repente aparece alguien más a unirse al grupo. Un chico alto, moreno, con profunda mirada. Lucy lo ha reconocido. No tiene dudas. Es Mario, su novio. El chico con el que estaba la noche de su muerte y que lucía ropa de marca recién estrenada y una sonrisa de oreja a oreja. No parecía estar tríste por la pérdida de su novia. No se le notaba nada. Era un chico felíz y atractivo que se acercaba a Berenice con paso firme y los labios listos para besar los de ella.

Un odio terrible surge de pronto en Lucy. Aprieta los puños para contenerse pero no lo consigue. Araña el tronco y deja la marca de sus uñas en él.

“¿Por qué tenias que salir con él?” “ ¿Por qué no me guardáis luto ninguno de los dos?


Un torrente de energía la inunda. Acaba de acordarse de todo. Las imágenes golpean su cabeza como un mazo. El detonante han sido ellos...esos chicos, su chico...

martes, 31 de octubre de 2017

Capítulo final de "Lucille"

Mañana dia 1 de Noviembre. Día de todos los santos, publicaré el último capítulo de ésta primera parte de Lucille.
Si ya se que os dejo con la intriga pero prometo volver con mucha más sangre y suspense y además, falta por conocer el desenlace de la primera parte. No os lo perdáis.